MENU

En plena naturaleza, bajo un ambiente nublado y al lado del río Jerte, tuvo lugar una íntima y romántica ceremonia: la de Alba y Rubén.

Los rayos del sol se animaron a salir tan solo al final de la celebración, después de que Fernando, con su bella oratoria, los casara. Aunque la flamante sonrisa de Alba, iluminaba lo suficiente como para llenar de luz aquel bucólico lugar.

Os dejamos con algunas fotografías de lo que fue un martes inolvidable…

Esperamos que os gusten y ¡gracias por vuestro tiempo!

 

«Yo sé quién ama y vive, quién muere y gira y vuela.

Sé qué lunas se extinguen, renacen, viven, lloran.

Sé que dos cuerpos aman, dos almas se confunden»,   Vicente Aleixandre

 

Comentarios
Añadir un comentario

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies